Arlette Geneve

Escribir con el corazón

Artículos del septiembre, 2012

sep-25-12

Entrevista a Arlette Geneve

escrito por arlettegeneve

Entrevista realizada en la web ROMÁNTICAS AL HORIZONTE.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hola, Arlette. Bienvenida a éste el salón de tu casa. En RH estamos muy contentas por ti por haberte alzado con el VI Premio de Narrativa de Terciopelo. ¡Enhorabuena de nuevo! Pero, vayamos por partes.

Gracias a vosotras. Estoy encantada de estar aquí.

Háblanos de los Beresford. Ahora que está a punto de salir el segundo libro de la serie,«Bésame, canalla», cuéntanos cómo es Andrew. Dinos cómo fraguaste su historia y háblanos de la gran sorpresa que le espera cuando llegue a casa.

Los Beresford son una familia inglesa convencional. Compuesta por cuatro miembros varones, y una mujer, que tiene la característica de ser medio española. Fue la protagonista del comienzo de la saga Penword, publicada anteriormente por Vía Magna.

Os puedo adelantar que vais a encontrar entre sus páginas a un granuja sinvergüenza, pero encantador. Un hombre irresistible e impulsivo, también carismático. Resumiendo, Bésame, canalla es una novela intensa. Con un protagonista único y que enamorará a muchas lectoras porque Andrew es el encanto personificado. ¿La gran sorpresa? Su padre lo destierra de Inglaterra cansado de su continuo libertinaje.

El verdadero amor de este Beresford no es precisamente la mujer que esperamos. Háblanos de la que en realidad le ha robado el corazón y de qué está dispuesto a hacer por mantenerla a su lado.

Solo puedo adelantaros que es capaz de morir por ella, y se enfrenta a todos con tal de protegerla.

Ahora que nadie nos «lee» ni «escucha», cuéntame cosas de Rosa. Háblanos de las decisiones que toma. ¿Crees que son acertadas tal y como al final se va desarrollando su historia o por el contrario fue decisión de tuya llevarla por ese camino?

Os puedo decir que Rosa ha sido criada con mucha rigidez. Es hija de un duque, hermana de un duque, ahijada de una duquesa. Su vida ha estado muy marcada por las normas, las reglas y etiquetas, pero Andrew logra sacar en ella a la niña juguetona. A la muchacha apasionada. Su historia les hará pasar a las lectoras momentos inolvidables.

Hemos descubierto que te encanta mezclar churras y merinas. Me explico, enredar a un español con un extranjero o viceversa. ¿Por qué? ¿Te dan más juego acaso?

¿Me permites que aporte unos datos que creo imprescindibles? Por ejemplo: quiero hacer mención de un Cementerio Anglicano. El Cementerio de San Jorge o Cementerio Inglés, que es un camposanto levantado en el siglo XIX en la ciudad de Málaga, España. Está situado en la Cañada de los ingleses. Se trata del primer cementerio protestante de España, construido a partir de 1831. Los antecedentes históricos hunden sus raíces en una colonia de extranjeros que procedía de las Islas Británicas.

Otro ejemplo lo encontramos en el barrio Reina Victoria, que es un conjunto singular dentro de la configuración urbanística de Huelva y testimonia una época de su pasado: La presencia inglesa con motivo de la explotación de las riquezas mineras de la provincia. El 14 de febrero de 1873 se decretó la venta directa de las minas de Riotinto, pasando a manos extranjeras. De esta manera, Riotinto y Tharsis se convirtieron en los principales asentamientos ingleses en torno a la industria minera en el sur de España.

Y es solo un ejemplo del pasado en dos lugares concretos, pero hay cientos en nuestra historia que vienen a avalar el por qué mezclo ambas culturas: la inglesa y la española. Actualmente, y según el Censo de la población española, residen en nuestro país un total de 161.507 británicos. Muchos, ¿verdad? Ahora yo os hago la misma pregunta, ¿realmente mezclo churas con merinas? Pienso que lo que hago es utilizar datos concretos de nuestra época para dar realismo a mis historias. Me gusta la rigurosidad, la fiabilidad, y por eso baso el argumento de mis novelas en historia verídica. Aunque parezca que mezclo la velocidad con el tocino, no es cierto. Y para conocer estos datos solo hay que viajar mucho, documentarse bien, y leer de forma incansable para después escribir historias con fundamento.

¿Cómo, por lo más sagrado, se te ocurren esos finales, eso epílogos que nos dejan con ganas de darte una colleja por ofrecernos un caramelo y luego cuando por fin nos decidimos a llevárnoslo a la boca los retiras tan de golpe? ¿Sabes que hay seguidoras tuyas que cuando llegan al final de la novela no se leen el epílogo? ¿Lo haces con la intención de que a los que te leemos nos dé un síncope? Porque una cosa está clara, hay que volver a esperar todo un año (eso con suerte) para que caiga en nuestras manos la siguiente novela…

¿Dices que hay seguidoras que no se leen el epílogo? Qué gracia me ha hecho. Es curioso, cuando en una novela que estoy leyendo, no hay epílogo, lo extraño mucho. Creo que ese es el motivo que me decide a escribirlo, pero bueno, no lo hago de forma intencionada sino como un avance de lo que puede venir. Aunque tras meditar tu pregunta, voy a pensar seriamente en dejar de poner epílogos. Es más, tenía pensado uno extraordinario para el último libro de los Beresford, pero voy a replantearme la cuestión. Lo último que deseo es que las lectoras sufran.

Si te ocurre dejar un libro sin epílogo. La que te «mata» soy yo.

El siguiente hermano es Arthur, ¿qué nos puedes decir de él? ¿Qué le tienes preparado a ese Don ESTIRADO solo-me-casaré-con-una-perfecta-dama-inglesa? Porque supongo que de perfecta dama inglesa nanay, ¿le vas a dar las tres tazas de caldo cuando no quiere una?

Arthur tiene las cosas muy claras con respecto al amor. Os puedo adelantar que la mujer que le robará el corazón no es española. Será la mujer perfecta para un caballero inglés con las ideas muy claras.

Dentro de un par de meses sale a la venta «Mudaÿÿan». ¿Qué ha significado para Arlette Geneve el conseguir el VI Premio de Narrativa Terciopelo?

Un paso firme adelante. Una confirmación muy positiva sobre mi trabajo. Cuando me presento a un concurso, lo hago para evaluarme (para ganar también pero es muy difícil). Es como un barómetro que me indica que mi narrativa no decae. Que sigue siendo interesante. Por eso, recibir el premio ha sido una gran satisfacción. Además, Mudaÿÿan se merecía esa denominación. Es una novela preciosa e intensísima, y muy original. La temática: Reconquista española, siempre me trae buena suerte. ¿Recordáis «El carcelero»?

Cuéntanos algo más de esta novela. Un pajarito encantador nos ha dicho que su protagonista adolece de cierto pequeño problema que te da mucho juego para lograr la sonrisa en tus lectores. ¿Cómo se te ocurrió esa idea?

La idea me la dio mi esposo que es un encanto y me ayuda muchísimo. Y hasta aquí puedo decir. Pienso que una autora debe lograr tanto la sonrisa como la emoción en lo que escribe, y confío haberlo logrado en la historia de Adoain y Dulce. Ya me contarán los lectores, pero adelanto que se lo van a pasar genial con esta castellana de armas tomar, y con mi valeroso navarro. Su historia de amor todavía me conmueve. Es tan bonita.

Y ahora, dinos algo más sobre el aguerrido protagonista. ¿Cómo llegaste a crear al navarro? ¿Qué tipo de hombre es Adoain Estella?

Leyendo mucho sobre la historia de Navarra. Sobre sus reyes y nobles. Conociendo la provincia, y maravillándome de sus lugares preciosos y entrañables. Pamplona es una ciudad muy hermosa, con una historia rica y llena de matices que no se suele colar en la literatura como otras ciudades y reinos del pasado. He tenido el privilegio de visitarla. Adentrarme en sus calles y mezclarme con la gente. Son personas extraordinarias, y muy decididas.

Con respecto a tu pregunta sobre Adoain, prefiero que las lectoras lo descubran por sí mismas, así la sorpresa será mayor, pero sí te adelanto que los navarros del año 1200, son nuestros highlanders particulares, salvo que mucho más atractivos y apasionados que los escoceses. Y sé de lo que hablo, porque he estado en ambos lugares.

¿Por qué el Siglo XIII? ¿Por qué la época de la Reconquista? Es una de las épocas más complicadas que tocaron vivir en lo que hoy es España. Muchos reinos independientes dentro de la Península Ibérica y la presencia de musulmanes y judíos. ¿Crees que las autoras españolas deberían hacer más referencia en sus novelas a nuestra historia y dejar un poco de lado la «imitación» a las extranjeras?

Ante todo, «Mudaÿÿan» es una intensa y apasionada historia de amor que interactúa perfectamente con la historia de la época.

La acción transcurre en una época marcada por el arrojo de aquellos nobles castellanos, que junto con su ilimitado orgullo y valor, fruto de una fe sin fisuras, y aunado al ansia de matar infieles, lograron recuperar hermosas ciudades, así como fortalezas que resultaron clave en la lucha contra los almohades. La historia está ambientada en Toledo, durante el reinado de Alfonso VIII de Castilla, en plena reconquista y terceras cruzadas. Y en medio de esa catarsis de circunstancia, el amor buscará el medio de subsistir y de triunfar doblegando ambos corazones: el de Adoain y Dulce. Como he mencionado anteriormente, la trama interactúa a la perfección con la historia de la época, y además de narrar incursiones en la frontera almohade, relata las luchas por la supremacía entre los reinos cristianos de Castilla, Navarra y Aragón.

Con respecto a la segunda parte de la pregunta, voy a ser políticamente correcta. Me preguntas si creo que las autoras españolas deberían hacer más referencias en sus novelas a nuestra historia… En el pasado te hubiera contestado que sí, pero, ahora, decididamente, no. Las autoras deben escribir lo que les motiven. Lo que les gusta, tienen esa prerrogativa. Existe un nutrido grupo de lectores muy amplio y con gustos variados. Las lectoras que deseen leer novelas ambientadas en nuestra historia alejadas de arquetipos anglosajones, tienen las historias de Arlette Geneve que fue la precursora en demostrar que la historia nacional tiene su cabida en la literatura romántica. Ahora no estoy siendo políticamente correcta y los que lean esta entrevista pueden pensar que peco de prepotente o arrogante, pero, no es cierto, aunque tampoco me importa. Con «Las Espinas del amor» se marcó un antes y un después en la historia de la literatura romántica española hecha por y para españolas. Y me alegra conocer que esos personajes pintorescos, atrevidos, apasionados y muy nuestros, siguen gustando a un gran número de lectoras que continúan demandando historias ambientadas en España. No se puede pedir más. Seguiré creando libros inolvidables ambientados en nuestro legado que es muy rico e inimitable.

Como una de las autoras más prolíficas del género romántico en España, ¿tienes pensado escribir otros géneros? Hace un par de Navidades regalaste una novela paranormal, «El centinela», ¿te has planteado escribir en serio algo de este sub-género con visos a una futura publicación? Tus seguidoras estarían encantadas de ver qué tipo de seres se te ocurren porque supongo que te alejarías de vampiros y licántropos, ¿estoy en lo cierto?

La pregunta tiene tela….

Ignoro por qué despierta tanto interés el hecho de si voy a escribir sobre el tema o no porque siempre me hacen esta pregunta en todas las entrevistas, y llevo ya unas cuantas. Ahora, respondiendo de forma más amplia, en principio no tengo intención de escribir una novela sobre el género porque ya lo hice, aunque siempre digo: nunca digas nunca jamás, y por ese motivo quiero aportar un dato muy significativo, si las lectoras continúan pidiéndome, que lo hacen de forma incansable, una novela paranormal, tendré que pensarlo muy seriamente, no porque me atraiga la temática, sino porque  se merecen todo mi esfuerzo. Son extraordinarias, y por ellas sería capaz de adentrarme en cualquier género literario. Pero, vuelvo a repetir, en principio no tengo intención de escribir paranormal. El mercado está bien servido.

De todos tus personajes, ¿cuál es el más entrañable para ti? Y si aún está por darse a conocer… cuéntanos un poco más de él.

¿El más entrañable? Andrew Beresford, adoro su carácter. Me tiene completamente loca. Enamorada hasta la médula. Hay otros personajes que me gustan mucho, pero no en literatura romántica sino en otros géneros como el sentimental, y como en principio no van a ver la luz, no me parece idóneo o práctico hablar sobre ellos, sí sobre los que pronto tendrán sus lectoras en las manos: Andrew Beresford y Adoain Estella. Reconozco que me pueden los protagonistas con sentido del humor, que sean de carácter desenfadado, y sobre todo, que pierdan la cabeza por completo por una mujer, y cuando la pierden, que lo reconozcan desde el mismo principio sin complejos. Con arrestos para meterse en líos por ellas. Acabo de describir a la mayoría de mis protagonistas masculinos, ¿verdad?

¿Qué más proyectos tienes en mente?

Cientos. Estoy trabajando en una novela actual de humor para mis lectoras latinoamericanas, que me siguen pidiendo de forma incansable la continuación de «La última cita», y como no estoy por la labor porque creo que la dejé finiquitada y quedó muy bien, he decidido crear una nueva historia con una mujer cartero como protagonista. Mi amiga me está ayudando mucho con el tema, y confío que Correos no me demande luego por el resultado, porque, ¡hay!, la que les espera a los carteros… 😉 También estoy inmersa en la historia de Arthur Beresford. El último libro de la saga Beresford. Además de intentar escribir una historia de terror para mi hermano que no causa miedo sino risa, pero, lo lograré.

El año pasado tu hija Arlet ganó el VI Premio Jordi Sierra i Fabra y hace unos meses salió publicada en la editorial SM, ¿qué supone eso para una madre que también se dedica a la creación y publicación de novelas?

Una rivalidad muy sana y que adoro porque hacemos competiciones sobre las historia más estrambóticas que se nos ocurren. Los desayunos en casa se convierten en un duelo de disparates y argumentos que no tienen ni pies ni cabeza. Además, se ha convertido en la bruja crítica más dura y despiadada de todas. Sus notas en mis escritos me arrancan siempre una carcajada y una exclamación de perplejidad, suelo encontrar frases como: ¡Noooooo! ¡Esto no se hace! ¡Me has matado! Odio la palabra femenino, femenino, femenino. ¡Pero, ¿qué haces mamá?!…. Ya te digo, me río mucho con ella porque hace cantidad de tachones, anotaciones, emociones que le transmite lo que lee. La muy granuja se lleva a escondidas los capítulos que imprimo para corregir, y me los llena de dibujos y también de frases muy bonitas. Es un auténtico amor. Y estoy convencida que será una magnífica pintora. Ya no sé qué hacer con tantos óleos como pinta.

¿Nos adelantas algo del nuevo proyecto de tu hija?

Pues se ha metido en camisa de once varas. Un tema controvertido, difícil y que ignoro hacia dónde la conducirá. Lleva a su profesor de historia, Tomás, loco con preguntas, cuestiones, razonamientos. Él se merece un premio a la paciencia y a la colaboración. Me sorprende lo concienzuda que es. Las horas que dedica a buscar información. Es inagotable.

Un deseo, una dedicatoria y un agradecimiento.

Que las lectoras disfruten con «Bésame, canalla», con «Mudaÿÿan», y lo que vendrá después.

A mi madre, porque me contaba historias de amor que no siempre terminaban bien, y me prometí que cambiaría los finales de esas historias.

A toda la gente que me quiere y enriquece mi mundo.

Y para finalizar vamos a hacer que te mojes un poco. Destácanos un fragmento de cada una de estas dos novelas que están próximas a salir a la venta. Escríbenos aquí ese trocito que nos haga buscarte por las librerías en unos días.

«Llenemos la noche de gemidos gloriosos y suspiros celestiales, para que los ángeles disfruten y bailen al ritmo de nuestra pasión». Bésame, canalla.

«El amor logrará subsistir y triunfar doblegando a la ira y el fuego». Mudaÿÿan.

Mil gracias, Arlette por acceder a esta entrevista y dejarnos robarte un trozo de tu valioso tiempo. Como siempre es un placer contar contigo en RH.

Muchas gracias a vosotras por dedicarme este momento de atención para presentaros oficialmente a Andrew Beresford y Adoain Estella.

Románticas al Horizonte

Etiquetas: