Estimula en los más pequeños la lecto-escritura con estos consejos

No sólo para los docentes y maestros, sino también y aún más, para los padres es motivo de preocupación, el proceso de incentivar e iniciar la lectura y escritura en los niños. ¿Cómo y por dónde empezar? ¿Cómo evitar que no se aburran en el camino? ¿Qué hacer para que no se sientan presionados?

Son tantas y tan válidas estas y otras preguntas en torno al tema en cuestión, que resultaría difícil abarcarlas y darles respuestas a todas en un solo post. Pero lo que si podemos hacer, es brindar las mejores estrategias y secretos para que el proceso en cuestión, resulte lo más placentero posible.

Y así es como se estimula la lectura infantil

En los niños, es de obligatorio cumplimiento estimular su creatividad, lo cual no significa mantenerlos en una burbuja de mundo imaginario. Claro, que es necesario que sepan diferenciar la realidad de la fantasía de los cuentos de hadas. Pero tampoco hay que cortar sus alas, suministrándoles informaciones, que debido a su edad no puedan procesar efectivamente.

Lo más prudentes, es permitirles imaginar, creer, pensar y sentir en aquello con lo que se sientan a gusto, sin ridiculizarlos ni burlarse por sus invenciones. ¿En qué ayuda esto a la lectura? Cuanto más creativo es un niño, mayor interés en los libros desarrollará, buscando respuesta a sus inquietudes e interrogantes.

Además, desde etapas iniciales, es muy recomendado leer historias, cuentos y narraciones adaptadas a su edad, de esta forma se estimula la lectura temprana y con ella la capacidad de razonar, análisis y explorar toda su realidad.

Cuando los niños, empiezan en las primeras etapas escolares, afianzar los ejercicios de vocalización y reconocimiento de letras en el hogar, es fundamental para apoyar su inicio en la lectura, siempre fomentando un clima de confianza, sin gritos ni represalias, de lo contrario, se terminará por crear el efecto contrario: aborrecer la lectura.

Ahora bien, cuando llega el momento de escribir

Por lo general, el proceso de escritura, discurre en paralelo al de la lectura. No obstante, es recomendable primero comenzar con la lectura, de tal manera que el niño sea capaz de identificar letras, comprender significados de las mismas, su asociación en palabras, y sólo entonces, estará preparado para la escritura.

En inicios, se debe permitir soltar la mano, es decir, no se debe ser muy estricto con los primeros trazos, ya que es primero vez que el niño intenta tener control sobre un lápiz para escribir. Con práctica y un poco de guía, se irá familiarizando y mejorando la escritura.

Poco a poco, se comienzan a introducir dictados, en los cuales se le pedirá al niño que escriba una palabra o frase pronunciada por otra persona. Ya cuando se sienta que la escritura ha logrado ser dominada, entonces se puede seguir hacia el siguiente paso.

Incentiva en los niños, la posibilidad de imaginar y escribir sus propias historias, que acompañen a los dibujos, como manera de expresar emociones, pensamientos, sueños. Siguiendo estos sencillos pasos, el proceso de lectura y escritura en los niños, será de fácil discurrir.