Lo que nos sabias de los cuentos de los hermanos Grimm

Muchos de nosotros crecimos leyendo y viendo en películas animadas de Disney, muchos de los cuentos de los famosísimos hermanos Grimm, y realmente no parecían nada dañinos o alejados de inocencia. Un príncipe, una princesa, una que otra bruja mala, nada del otro mundo ¿verdad?

Bueno, eso es lo que parecía ser, y es lo que por muchos años Disney nos vendió como verídico. No obstante, los nuevos hechos demuestran que dichos cuentos no eran tan inocentes del todo. Y es que el primer libro de los hermanos Grimm, Cuentos para la infancia y el hogar, salió a la venta en formato de dos volúmenes, a comienzos del siglo XIX, sin embargo, por lo cruento de sus historias (que en nada parecían para niños a no ser que fueran de terror), dichos libros fueron censurados y reeditados una y otra vez, hasta llegar a las versiones más actuales que conocemos.

Sería la tradición oral, la que mantendría vigente las verdaderas historias que se ocultan tras los más clásicos cuentos de Disney. Y es por ello, que en esta oportunidad, me permito develarte la historia poico conocida de los cuentos infantiles de los hermanos Grimm. Con lo cual, no pretendo convertirme en un crítico puritano de los mismos, simplemente aporto una información interesante, que seguramente después de hoy, no permitirá que veas de igual manera dichas historias.

Hansel y Gretel

Para tratar de comprender esta historia, es prudente contextualizar el entorno en el cual se dio. En el siglo XIX, la escases de comida era una de las mayores preocupaciones de muchas sociedades, sin embargo la madre siempre figuraba como la imagen bondadosa, que se sacrificaba por dar de comer a sus hijos, aunque en realidad se ha descubierto, que los padres practicaban infanticidios o antropofagia con sus hijos.

No obstante, se creía que exponer dicho tema, estimularía la ocurrencia de esas situaciones, por lo cual, la versión original, que colocaba a la madre como la responsable del abandono de los hijos, se sustituyó con la figura de la madrastra y en vez de decidir comérselos, los abandona a su suerte en el bosque.

Blancanieves y los siete enanitos

Esta historia volvía a tener como malvada antagonista, a la madre de Blancanieves, por lo cual se optó por sustituirla por la imagen de la madrastra, y la rivalidad no era por belleza física sino de tipo sexual. El castigo de la malvada era bailar sin parar con unas zapatillas de hierro ardiente, hasta la muerte. Escabroso ¿cierto?

Rapunzel

En esta historia, la versión original narraba, que la niña había sido entregada a la bruja por sus propios padres a cambio de alimentos. Casi el resto de la trama permanece igual, a excepción que de las visitas del príncipe, Rapunzel queda embarazada de gemelos. Ah y el príncipe queda ciego, pero si logra quedar con su amada.

Cenicienta

Aunque su autoría se debe al escritor  francés Charles Perrault, los hermanos Grimm se toparían con esta historia en Alemania, a la que versionarían un poco. Por ejemplo, aquí las hermanastras logran calzar la zapatilla amputándose un dedo y el talón respectivamente, así que cuando el príncipe las descubre, su castigo es que sus ojos sean devorados por cuervos.

Así, podrían contarse los relatos originales de muchos de los actuales cuentos infantiles. No obstante y afortunadamente, luego de un tiempo, los hermanos Grimm decidieron ajustar sus historias al público infantil al cual se dirigían. Interesante ¿no es así?